Archivo de la etiqueta: mordida

10 consecuencias de perder un diente que quizás no sabes

Vídeo procedente del canal de Youtube del Consejo de Dentistas

Cuando nos preguntan por la mejor receta para tener una dentadura sana siempre damos la más simple y eficaz: rigurosa higiene y control médico. Salvo circunstancias muy especiales, visitarnos dos veces al año para que veamos el estado de tu boca y tratar a tus dientes como si fuesen pequeñas joyas es la mayor garantía para llegar a edades avanzadas conservando todos los dientes.

No obstante, a veces en odontología no tenemos más remedio que prescindir de un diente o una muela. Es una decisión difícil y dolorosa, tanto para el paciente como para el equipo médico de G&B Smile Center, porque sabemos que perder una pieza dental acaba mermando la calidad de vida de la persona afectada.

Prueba de ello es que los efectos del edentulismo empiezan en la boca, pero van mucho más allá. ¿Te parece exagerado? Para convencerte, echa un vistazo a las  10 consecuencias tras perder un diente en las que quizás no habías pensado hasta ahora:

PROBLEMAS DE MORDIDA: el hecho de que falte un diente hará a los otros moverse para adaptarse a la nueva situación. El resultado es que ya no morderás igual y, en la mayor parte de los casos, acabarás mordiendo mal.

DESGASTE EXCESIVO EN PIEZAS DENTALES SANAS: las personas a las que les faltan piezas dentales en un lado de la boca tienden a masticar mucho más con el otro. Y si faltan en ambos lados, masticarán con las piezas que estén más sanas y les resulte más fácil. Eso hace que se produzca una sobrecarga y un desgaste excesivo que, a la larga, se paga.

MOVILIDAD DENTAL: como te hemos dicho, cuando falta un diente el resto tiende a moverse para rellenar el espacio. Eso hace que acaben ocupando un sitio que no es natural para ellos con lo que pierden sujección.

HIPERSENSIBILIDAD Y DOLOR DE ENCÍAS: comer alimentos duros cuando faltan piezas dentales puede ser un martirio para las encías. Ten en cuenta que, si decides no sustituir la pieza perdida con un implante o prótesis, las encía quedará más expuesta a todo tipo de enfermedades, además de estar hipersensibles al frío, calor, alimentos sólidos, etc.

APARICIÓN DE CARIES INTERDENTALES: Cuando un diente se mueve y deja huecos no naturales, hay más peligro de caries interdentales ya que los restos de alimentos tienden a acumularse en esos pequeños agujeros.

PROBLEMAS DE MASTICACIÓN: si te faltan varias piezas dentales, conocerás la sensación de no poder masticar bien los alimentos. Y si no masticas bien, tendrás problemas digestivos, digestiones pesadas, gases o sensación de pesadez, entre otros. ¿Sabías que, además, no masticar bien está relacionado con un aumento de peso?

DOLORES DE CABEZA Y CEFÁLEAS TENSIONALES: morder mal sobrecarga no solo tu boca, sino toda tu cabeza.

DOLORES ARTICULATORIOS: morder mal hace que la articulación temporomandibular (la que nos permite abrir y cerrar la boca) no funcione adecuadamente y que te acabe doliendo la mandíbula y zonas cercanas.

ENVEJECIMIENTO ESTÉTICO: cuantas más piezas dentales te falten, más lo notarás. Lo más típico es esa sensación de que se caen las mejillas, los labios se hunden y la barbilla se adelanta. En muchos casos, supone un problema de autoestima serio.

PROBLEMAS DE HABLA: quizás no lo sabías, pero nuestra manera de hablar está determinada también por la posición de nuestros dientes. El ejemplo más claro son los incisivos, aunque el resto de la dentadura también cumple su función. Lógicamente, cuantas más piezas faltan, más se nota.

No obstante, no queremos que termines la lectura de este post con un mal sabor de boca. Si, al principio, te hemos dicho que a veces no queda más remedio que prescindir de un diente para salvar al resto, es vital que sepas que hay soluciones a tu alcance para sustituir esa pérdida como implantes o prótesis dentales. Visítanos y te informaremos encantados.